domingo, 30 de diciembre de 2007

BARUYERA 6 / DESEOS IRREVERENTES

2 comentarios:

Marians dijo...

Muy bueno Veri el artículo de CEDAW.

Pero el derecho es como el lenguaje, se compra todos sus problemas. Entonces hay que capitalizar todas sus falencias en nuestro favor. Los conceptos “sexo” o “género” son extremadamente vagos y obviamente pueden ser leídos de muchas formas. Desde la cultura, o incluso desde la misma biología, se han interpretado de formas muy diversas. Lo sabemos. Lo mismo con las “mujeres”. Vos asumís que la CEDAW habla de una mujer vaginal, heterosexual y madre actual o potencial. Yo creo que tenés razón. El punto es que el lenguaje de la CEDAW se presta para pensar en mujeres más allá de eso. No hay nada en la CEDAW que no me permita aplicarla a una mujer trans, a una mujer lesbiana o a una mujer que rechace la maternidad.

Este ejercicio que haces en el artículo es muy bueno, pero yo te voy a subir la apuesta. Quiero, deseo, me encantaría, un segundo artículo que desordene la CEDAW, que la lea en clave, por ejemplo, lesbofeminista. Yo creo que hay algún espacio para eso. Las mujeres lesbianas también son madres actuales o potenciales; entonces: ¿qué obligaciones se derivan para los Estados en este sentido? Eso obliga a pensar en todas las formas mediante las cuáles las mujeres lesbianas se convierten en madres o buscan serlo, y traducirlas en políticas públicas. Las mujeres lesbianas también tienen que pelear la tenencia de hijos/as con padres, maridos, ex maridos, ex novios, etcétera: ¿qué obligaciones se derivan entonces para los Estados? Eso obliga a pensar qué contenido tienen esas peleas, presiones y extorsiones que se sufren. Las mujeres lesbianas obviamente tienen sexo ¡! De nuevo: ¿qué obligaciones se derivan para los Estados en materia de salud sexual y reproductiva? Eso obliga a pensar cómo tienen sexo, cómo se cuidan, cómo gozan, etcétera…Y se puede seguir con cada artículo. Todo esto hay que traducirlo en políticas públicas.

La CEDAW parece el producto del acuerdo de muchos conservadores con la vieja guardia feminista liberal y cultural. Bueno, ¿cómo la releemos en clave de lesbofeminismo, postmodernismo, feminismo trans, feminismo negro, feminismo indígena? ¿O no tiene salvación? Yo creo que sí la tiene y que sería más que interesante ver los resultados de este juego, que siempre se juega en cancha ajena…

Marians dijo...

Hola genias,

Les paso acá el link con el estudio que les comentaba sobre discriminación y acoso laboral de mujeres lesbianas. Es de lo poco que hay sobre el tema en español, que yo conozca. Muchos besos.

http://www.revistafuturos.info/download/down_14/lesbianas_discrim.pdf

M.